Gimena Blanco, el regreso de una estrella

Tras trece años en Italia, está de vuelta en la provincia y armará su equipo "Bianco" con el que va a participar en el torneo femenino.

Es una apasionada del futsal. Habla de tácticas y de sistemas de juego. Sus trece temporadas en Italia le han dado un roce que es difícil de encontrar. Por eso es muy importante para nuestro futsal que se una nuevamente a los torneos. Estamos hablando de Gimena Blanco, quién, casi por casualidad, como ella misma cuenta, armó un equipo femenino para poder insertarse en los certámenes de Fefusa. "No lo había pensado, pero se acercaron una chicas que estaban en la Universidad Maza y que son un grupo de amigas que quieren seguir juntas y eso me entusiasmó", cuenta Gimena en su gimnasio ubicado en calle Vergara casi Perito Moreno de Godoy Cruz. "Bianco" fue el nombre elegido para el negocio y será el que lleve el equipo que está terminado toda la parte legal para poder arrancar. No olvida que alguna vez estuvo peleada con el futsal CAFS, pero resalta que con Fefusa siempre tuvo una relación cordial. Recuerda de aquellos viajes que hizo con el seleccionado argentino "en aquel momento nos teníamos que pagar todo y no te daban viáticos. Yo veo que ahora las cosas han cambiado. Eran otras épocas. Yo igual estaba bien en Italia y nunca pedí nada. Cuando me llamaban, estaba. La verdad que en esos tiempos nunca me enteré de que había esa división entre Cafs y AFA y no entendí todo lo que se vino", agrega todavía dolida, pero con ganas de que las cosas hayan quedado en el pasado. Tiene un profesionalismo para todo y una visión distinta del juego. "Arrancamos con ganas de pasarla bien, pero las chicas tienen que saber que si llegamos a la A, después cada una tendrá que ir siendo sincera con que compromiso tienen. Hay que entender que las chicas tienen sus trabajos y es más importante el grupo. Acá han venido chicas que no la saben parar con la suela, pero lo importante es el compromiso y le iremos enseñando", cuenta quién fue cuatro veces campeona en la Primera División de Italia con distintos equipos y fue elegida la mejor jugadora de la temporada en tres ocasiones. Su ADN tiene futsal y por eso aseguró que quiere jugar, más allá de que sea ella la que organice los trabajos de entrenamiento y pretemporada. "Yo veo que acá se sigue hablando de 2-2, 3-1, 4-0, mientras que en el mundo ya se trabaja de otra manera. Con el único técnico de Mendoza que he hablado y que tiene una visión diferente de juego es con Gustavo Gallardo de Don Orione. Además veo entrenamientos en los que se aburren los jugadores", resalta a la vez que asegura que quiere hacer el curso de técnico para aportar todos sus conocimientos a nuestro ámbito. "Yo todo me lo gané con sacrificio y así lo voy a seguir haciendo. No le debo nada a nadie y eso me hace sentir muy tranquila", remarca. "Lo importante sería tener un técnico que las haga sentir bien a las chicas y nos aporte calidad. Yo no quiero interferir en las decisiones. Sino tendremos que ir armando a alguien", cuenta mientras confiesa que las chicas ya les tiraron varios nombres. La cancha que tiene está en buenas condiciones y techada, pero ella le ve algunos detalles de pintura y nos confiesa que va a pulilrla para dejarla como siente que tiene que estar. Fue siempre igual, desde cuándo jugaba en los potreros siendo una niña y llamaba la atención de todos los que la veíamos haciendo jueguitos. También cuenta que está armando un equipo masculino: "tengo once jugadores, pero tenemos que ver qué pasa con las inferiores para poder competir en la D". Gimena Blanco, una personalidad que le aportará prestigio a este futsal que no para de crecer y va regalándonos alegrías a cada paso. Una mendocina que brilló por cada lugar por los que pasó y que lo seguirá haciendo acá, porque así son las estrellas, brillan con luz propia.

08/02/2020 - Autor: Maxi Salgado. Foto: Santi Tagua