Fiti Estrada: el regreso de un ídolo

Campeón cómo jugador y técnico, vuelve a dirigir en los torneos de Fefusa. Será en la Primera B con Martín Zapata.

Siempre fue frontal y eso lo destaca, porque a veces las cosas que uno piensa no les cae bien a quienes las escuchan. Fiti Estrada es un hombre del fútbol, pero con ADN salonero. Nadie puede olvidar su estampa con la camiseta de Talleres en ese equipo que compartía con Perico Pérez y el Beto Lucero. Un Talleres que llenaba las canchas en aquellos queridos 90. Ese chico que jugaba en las inferiores de Talleres, pero iba a ver los partidos de Gimnasia en la popular, que llegó a hacer sus primeras armas como ayudante de campo de Luis Darío Felman, vuelve a la dirección técnica. Estará al frente de Martín Zapata, el equipo que jugará en la Primera B de los torneos de Fefusa. "Siento la misma adrenalina y la misma sensación de cuando dirigí la primera vez futsal o fútbol de campo. Siento como si dirigiera al Barcelona o el Real Madrid y no dejo de tener los deseos de dirigir la Selección Argentina", cuenta Foto sobre sus sensaciones. Para quienes no conocen su filosofía, basta replicar un posteo en sus redes: "Los jugadores del futuro deben jugar en tres sectores del campo: deben saber marcar el uno x uno y a su vez desnivelar; deben jugar muy bien con los pies (muy buena técnica); y deben resolver rápido en espacios reducidos, siempre mirando el arco contrario, y en forma vertical”. Se le nota la alegría a cada palabra. Y nos recuerda que "mi última experiencia fue el año pasado en Obras Sanitarias en donde estuve seis meses en la Primera B. Me gustó mucho, pero ese equipo era un grupo de amigos de diferentes edades. Me entusiasma más este equipo que está confirmado por chicos jóvenes y que tiene. Muy buenas inferiores". Estrada comenzó a jugar allá por 1991 y como técnico arranco desde 1997, año en el que ugaba y dirigía Talleres B. "Salimos campeones de la B y lo tuve que dejar. Y apareció Agua y Energía. Después fui el primer técnico de Don Orione y salimos sub campeones en la A perdimos la final con Regatas", recuerda. La dirección técnica es su pasión. Cuenta que estudió educación física para ello. Dice que su deuda pendiente en el futsal es dirigir Andes Talleres, la camiseta que tuvo tatuada durante mucho tiempo. A la hora de los objetivos asegura que "lo esencial es un equipo que juegue bien al futsal, que respete el deporte, que respete al rival, que respete a los árbitros y todas esas cosas nos van a llevar a conseguir puntos y los puntos son sinónimo de campeonato. Primero voy por lo.otro y después, por consecuencia, llegará el ascenso y demás. Es un club que ha crecido vertiginosamente y eso es bueno y es peligroso a la vez. Bueno porque tiene material y peligroso porque mientras más alto subís tenés que tener muchos más cuidados. Pero me gusta mucho porque es un buen equipo al que lo conozco y viene de la mano de buenos técnicos, eso facilita mucho el trabajo. Ahí estuve Kike Oropel y eso te asegura que lo básico lo saben", cuenta halagado sin ningún problema a su antecesor. Fiti tiene una visión particular sobre la actualidad de los certámenes y sobre ellos le preguntamos. "Yo creo quea Primera A debería tener 10 equipos y el resto para abajo. Que todos se maten por querer llegar arriba. Me parece que eso levantaría el nivel, pero cada vez que lo he dicho me han matado. No digo que yo lo haría, es lo que me gustaría", asegura. Y por otra parte dice que: "no deben existir los A, B, C. Regatas es un solo equipo, Cementista es uno solo, Don Orione es uno solo", agrega reafirmando una postura que mucha gente viene promoviendo. Un histórico de nuestro deporte. Un prócer que dice que el deporte le enseñó el valor de la amistad. Un personaje que le dará brillo a nuestros certámenes que cada vez tienen un crecimiento soñado. "Un docente que inculca valores, solidaridad y respeto", publicó alguna vez en Los Andes, Gustavo Villarreal uno de los hombres que más conocé de Talleres. Y después de eso, que más se puede decir.

22/01/2020 - Autor: Maxi Salgado