Ramef el.benjamin.que ahora será un "monstruo de dos cabezas"

Una de las instituciones más noveles de Fefusa adosará una sede en Dorrego a la ya conocida en Las Heras.

La fecha mueve montañas y los sueños son los que motorizan la posición de que los objetivos puedan cumplirse. Así puede dar fe la gente de Ramef, que con apenas un poco más de un año de vida, sigue creciendo y buscando trascender fronteras. Desde aquel sueño que se inició en Juventud Mendocina en la calle Perú y que tuvo que trasladarse hacia el Oratorio Ceferino Namuncura impulsados por la necesidad de mayor infraestructura, los jóvenes que llevan adelante el proyecto, ahora extenderán sus fronteras y abrirán un nuevo lugar en Guaymallén. Tener dos sedes en diferentes departamentos, es una rareza en clubes netamente de futsal. Y lejos con quedarse con eso, los muchachos acudieron a la asesoría de Armando Corvalán, técnico de la Selección Argentina, el que nos contó que "les voy a dar una mano con algunas capacitación para los técnicos pero nada más". Sobre todas estas novedades, charlamos con Alejandro "Lele" Fernández, quién es aquel que fue dando el puntapié inicial para dar vida a la institución. "Sumar a Armando ha sido un gran salto contar con él sobre todo ahora que estamos armando nuestra segunda sede en Dorrego". "La idea de que sean profes jóvenes con ganas de aprender y disposición horaria para reunirnos con el (hasta ahora somos 10 técnicos entre 22 y 25 años)". El club que lleva un ciervo en su escudo más haya de que muchos querían que fuera un Lobo en homenaje a Gimnasia, tiene hoy 85 jugadores en las siguientes categorías: C-5, C-7,C-9, C-11 dos C-13, C-15, C-17 masculino y Primera Femenino. Y el propio Lele cuenta que la idea es que Dorrego aporte mucho más. "Esperamos aproximadamente a 80 jugadores en inferiores (nos ayuda los pocos clubes que hay a los alrededores) y las tres primeras Masculinas que son 45 jugadores. Serían 120 en Dorrego". La nueva sede será en el Barrio Covipa (calle Lamadrid y Las Cañas) "Nos está faltando el armado de los vestuarios para poder hacer habilitar la cancha. Para eso estamos con venta de bonos contribución y una fiesta para poder juntar la mayor cantidad posible", agrega Fernández, el "presidente" para todos en el club. “Tenemos un sistema que nos ayuda a que lo económico no sea un impedimento para poder jugar. Se han podido hacer rifas y eventos para que ningún jugador se quede afuera de la federación y disfrute de esta hermosa disciplina”, agregó. También cuenta que los chicos no pueden jugar si no están bien en la escuela. “Tenemos un contacto muy fluido con los papás y saben muy bien que nos importa formar personas. Por eso, en RAMEF pedimos las libretas de los chicos y ellos lo saben. Nos interesa más la etapa formativa del niño y a esa edad consideramos que para jugar, les debe ir bien en el colegio y cumplir con todas sus tareas. Ponemos el jugar al futsal como un incentivo para que levanten notas y sean responsables. Son estudiantes, son personas y un ratito deportistas", marca sobre los objetivos del club. ¿Qué es RAMEF? Tiene varios porqués. Pasé meses buscando algo que fuese significativo hasta que di con la palabra “RAMɔ, que en idioma balinés, una lengua de origen malayo y polinesio, significa ‘algo que es caótico y hermoso al mismo tiempo'”, explica. "Las tres primeras letras eran las iniciales de los nombres de mi papá, mío y mi mamá y la EF es de escuela de Fútbol", agrega.

20/01/2020 - Autor: Maxi Salgado