Los campeones mundiales ya están en Mendoza

Ocho de los nueve mendocinos que formaron parte del equipo que se consagró en Misiones, llegaron la provincia.

Lejos de aquella partida en la que unos pocos estuvieron despidiéndolos hace un mes, ayer los mendocinos de la selección argentina de futsal revolucionaron la aeroestación Francisco Gabrielli al arribar a la provincia portando la Copa del Mundo que ganaron el domingo en Misiones al derrotar a Brasil en tiempo suplementario. Las lágrimas de Diego Koltes cuando recordó aquella jugada del penal son la muestra clara de lo que este grupo de mendocinos vivió el domingo en Misiones. "Cuando el arquero lo atajó quería desaparecer. Sentí que me moría. La verdad que estaba liquidado, pero por suerte apareció el Chelo (Mescolatti) que es un ángel para mí y me salvó. Si ven las fotos del festejo, no lo quería soltar", cuenta el jugador del Jockey Club sobre esa jugada que le puso a la definición un suspenso inesperado. "Es un sueño cumplido para todos. Cuando recordamos todo lo que vivimos y como se dio, es inevitable emocionarse. Tenemos una gran satisfacción y agradecimiento para todos quienes nos acompañaron en todo momento", cuenta Mescolatti, capitán y símbolo de este equipo. El Chelo jugó en Misiones su cuarto mundial y lo cerró de la mejor manera con el gol que dio el empate a seis segundos del final del tiempo reglamentario. Sobre su futuro, el hombre de Don Orione comentó que "no está tomada la decisión del retiro. Pero lo que tengo claro es que si decido dejar será sólo en la selección argentina. Un poquito más voy a robar en Don Orione y la selección mendocina", afirmó quien también es técnico de la Selección C 17 de Fefusa. Renzo Grasso, quien fue elegido el mejor jugador del mundial y quien fue el protagonista del penal que le cobraron a Argentina faltando diez segundos, contó que: "Todavía no nos damos cuenta de lo que hemos logrado. Sabemos que el torneo tuvo una repercusión grandísima y más cuando vimos el saludo de Maradona en las redes sociales. Hicimos un esfuerzo enorme que la gente no ve, pero un mes entrenando en triple turno en Misiones con el calor que hacía, tuvo su recompensa". -Hablando de Maradona. ¿La tuya fue la Mano de Dios? (Renzo se la llevó con el brazo en la jugada del penal) -Los chicos siempre me dicen que me tiro mucho, pero sirvió. La verdad que cuando vi que faltaban diez segundos fui con todo y cuando me di cuenta que el árbitro había cobrado penal, no lo podía creer. Grasso, Pires y González fueron también campeones del Mundo C 20 hace unos años. Pires, quien fue el autor del tercer gol de la final y que estuvo muy cerca de no poder jugar el Mundial por una lesión, también contó sus sensaciones. "Cuando me pasó lo de la lesión, sólo me enfoqué en recuperarme y es una alegría enorme poder haber llegado. No sé si mi gol fue el más importante del Mundial, porque fue sólo el último", decía el 7 bravo.

09/04/2019 - Autor: